Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/yosssite/public_html/sibaris.net/components/com_k2/models/item.php on line 763
Viernes, 18 Mayo 2018 19:27

Diosa Jaguar

Escrito por
Valora este artículo
(4 votos)

 

Pro- Dominatrix y artista fetish con más de 15 años en la práctica  del BDSM reconocida de forma internacional.

Ella  es Domme Jaguar y hoy tenemos  el gran  honor de entrevistarla en Sibaris.

 

Domme Jaguar ¿cómo llega el BDSM a ser parte de su vida?

 Buscando dónde poner y qué hacer con mis impulsos relacionados con el liderazgo, el control y la violencia. A finales de los años ochenta fui voluntaria en la lucha contra el SIDA, luego estudié sexología, desarrollé amistad con personas del ambiente leather, y en ese contexto vi que podía hacer un uso ético y constructivo de esos impulsos.

¿Qué es lo más atractivo de practicar el intercambio de poder erótico para usted? 

Ver cómo mi energía, mi intención y mi acción transforman a la persona que se pone en mis manos y se deja llevar. Es conmovedor.

¿Qué debemos entender cuando se habla de dominación profesional y qué mitos existen en torno a ella?

La dominación profesional es esencialmente una actividad que se realiza como la palabra lo indica,de una forma  profesional, para ofrecer a la otra persona una experiencia especial, distinta a lo que vive cotidianamente. Con la mayor destreza, respeto, discreción y seguridad.

Como Dómina profesional reconozco y respeto plenamente el hecho de que esa experiencia sea algo diferente e incluso separado de la vida cotidiana de esa persona, ya sea porque siendo practicante de BDSM busque una experiencia de más alto nivel o de alguna especialidad en particular, o porque tenga básicamente una vida vainilla y quiera o deba mantener ambas cosas aparte, por los motivos que fueren. 

En cuanto a los mitos, principalmente se cree que es una fuente de “dinero fácil”, a pesar de que en realidad es bastante difícil y costoso aprender y realizar esto; y que “sólo lo hacen por dinero”, un prejuicio muy extendido que raramente se aplica a otros profesionales, como médicos o abogados, quienes también viven de su trabajo y a todo mundo le parece correcto. Ah, y un dicho mal entendido: “el que paga manda”; en este caso el servicio que se presta es, paradójicamente, mandar. 

¿Podría describir cómo fue el proceso de convertirse en Dómina profesional? 

En mi cuarto año como practicante amateur, en una fiesta de la comunidad me di cuenta de que había textualmente una fila de hombres esperando su turno ante mi látigo, y varias personas me empezaron a animar pues en ese momento no había quién ofreciera sesiones profesionales en México, incluyendo una Dómina que lo había hecho tiempo atrás. 

Al principio me resistí pues yo creía que aún no tenía experiencia suficiente, pero ella me recomendó ofrecer únicamente lo que sí sabía hacer muy bien, así que lo intenté: definí un menú de prácticas, puse un anuncio y llegó el primer sumiso, que había sesionado anteriormente en Estados Unidos. 

Tan pronto pude renté lo que fue mi primer estudio privado, y en cuanto tuve oportunidad fui a profundizar mi formación -y a medirme- con algunas de las mejores Dóminas en el extranjero.

En su experiencia ¿por qué cree que las personas buscan sus servicios?

Son varios motivos. Vienen por curiosidad, a relajarse, a experimentar y en general a ser y sentirse libres. Buscan conocerse más a sí mismas, sus gustos, sus límites. A veces vienen a expandir o a romper esos límites. A satisfacer sus fetiches con alguien que no sólo los entiende sino que también los disfruta. 

Muchos buscan equilibrio mediante cambiar el papel y la forma en que deben comportarse cotidianamente, al ponerse del otro lado: a obedecer, a servir, a que “les hagan” cosas y no ser ellos los que deban hacer, a descansar de tomar decisiones y asumir responsabilidades. Incluso a ser sobajados, si por ejemplo en su vida diaria están constantemente recibiendo halagos y “respetos” de las demás personas, sobre todo si es básicamente por estatus. O vienen a que les ponga límites, aunque no se lo planteen de este modo: a sentir esa contención que les hace falta, sobre todo cuando son personas de mucho poder que suelen hacer lo que les venga en gana. Muchos vienen a que les dé un buen zape no sólo al cuerpo sino especialmente al Ego, y con ello, paradójicamente, se liberan y acceden a otro tipo de experiencias del Ser.

Y vienen conmigo por mi experiencia, por mi reputación, por las especialidades que manejo, el vestuario o el equipo que tengo, por ejemplo la cama de vacío de látex o la colección de instrumentos para electro, y también -quizá en el fondo- por mi filosofía y la energía que manejo.

Actualmente se ha incrementado el número de personas que se refieren a si mismas como dominantes profesionales.¿Qué opinión le merece ello? 

Ser profesional no es lo mismo que cobrar. Un profesional se caracteriza por su profesionalismo, valga el pleonasmo: estudiar y actualizarse constantemente, contar con los equipos necesarios, esmerarse en detectar y satisfacer la necesidad y el anhelo de quien recurre a sus servicios, etc. Hay que ser competente, hay que invertirle y por supuesto hay que tener una buena ética.

¿Podría compartir cuáles  son las prácticas que más le piden los sumisos a la hora de programar una sesión? 

 Me piden  bondage, humillación, castidad (y control sexual en general), fetiche de pies, y cambio de roles sexuales (feminización, pegging, etc.), entre otras cosas. Algunas veces piden especialidades más “delicadas”, como piercing, fisting o inserción uretral, buscando alguien con experiencia que no vaya a lastimarlos.

Dos cosas que me encanta hacer, pero no piden tanto por temor en un principio, son la tortura genital (CBT) y el electro; pero al probar mi forma de jugar tan versátil generalmente las vuelven a pedir.

¿La interacción sexual está incluida en los servicios de una Dominatriz?

No. Como Dominatrix sólo hago lo que me gusta hacer, y personalmente no me agrada ni siquiera la idea de proveer sexo. No tolero en absoluto ni la menor insinuación del deseo de “darme placer” y no me gusta el queening en el contexto profesional. Incluir “sexo” en las sesiones desvirtuaría las cosas: el foco ya no estaría en la dominación, sino, aquí sí, en “complacer al cliente”. Eso no va conmigo. 

Existe otra figura que es la de “fetish provider” que es más flexible en eso y se usa en otros países, pero el consenso internacional de la dominación profesional como tal es que no haya “sexo”, y yo lo apoyo por las razones explicadas arriba.

Reitero y aclaro: nunca hay “sexo” en el sentido tradicional (coito heterosexual) ni tampoco desnudez de mi parte. Sí hago juegos eróticos de alto octanaje, incluso juegos de bisexualidad forzada, pero yo soy siempre el agente activo, y así entonces el menú puede incluir prácticas como fisting o strap-on pegging. Pero sin desvirtuar nunca el tema de la dominación.

¿Que aspectos deberían tenerse en cuenta a la hora de buscar los servicios de una Dominatriz profesional?

Hay que “hacer la tarea”: documentarse sobre quién es la Dómina, lo que le gusta, sus especialidades, sus límites (muy importante), el protocolo que maneja, qué opinan los sumisos en sus reseñas, etc. La dominación también es un juego con los conceptos de superioridad y estatus, y es de respeto elemental y muestra de apreciación que sepas a quién te estás dirigiendo y sus preferencias, máxime cuando la pretendes tú como inferior que busca estar a sus órdenes y a su servicio.

Y que no le hagas perder el tiempo preguntándole lo que ya viene en su website, por ejemplo, o con múltiples preguntas y comunicaciones, sin agendar al final ninguna sesión.

Para ello tú debes también haber hecho un ejercicio de introspección, meditar qué es lo que estás buscando, y ser totalmente honesto en cuanto a tus dudas, nivel de experiencia, miedos, condición médica, etc.

Este es el mes de su cumpleaños. Desde ya, reciba nuestras más sinceras felicitaciones. ¿Cómo suele festejar su día una Dominatriz?

Gracias Nikita. En mi caso suelo celebrar a lo largo del mes, no sólo el día de mi cumpleaños, pues suelo tener viajes y múltiples compromisos… además de que así la fiesta dura más. Me gustan las fiestas, bailar y nadar (o, mejor, bucear); pero sobre todo me gusta verme en privado con la gente que me importa. Suelo meditar, y en particular en este cumpleaños me encuentro también trabajando en una película y otros proyectos audiovisuales con gran emoción. 

También me encanta recibir regalos de mis sumisos y admiradores que toman en cuenta mis preferencias, para lo cual hay una sección en la pestaña de “información” de mi website, y en particular una wishlist de Amazon-México (LINK: https://www.amazon.com.mx/registry/wishlist/2CTDL3QKTJIT0/ref=cm_sw_r_tw_ws_PG0gxbVKR 

En su experiencia ¿hay diferencia entre  dominar a un hombre o  dominar a una mujer?

Sin duda, pero veo más diferencias entre dominar a un sumiso y dominar a un fetichista o a un masoquista, o a un spankee. Depende más del tipo de persona, de qué la mueve o qué es lo que busca, que de su género. Un masoquista sensualista que le gusta que “le hagan cosas” y ser el centro de atención, o un brat que anda buscando que lo pongan en su lugar, por ejemplo, requieren un abordaje muy distinto al esclavo que encuentra placer al obedecer y servir.

¿Qué  tipos de protocolos usted suele utilizar en sesión? 

Depende del nivel del sumiso, porque son cosas que se aprenden poco a poco. Para empezar, requiero que se desnude por completo (NMCF) y realizo un ritual con el collar para marcar el inicio y final de la escena. Eso marca el tono y el tiempo durante el cual la persona se entrega por completo a mi voluntad. El guiarlos de collar y correa, o la práctica de posiciones de esclavo también son comunes, y los sumisos que tienen tiempo conmigo están obligados a saber esto y más. 

Son varias cosas las que tengo que enseñar a los sumisos, como los rituales de presentación y de castigo, a pedir permiso para hablar levantando la mano, etc., pero también a respirar, a relajarse, a obedecer órdenes, a recibir castigo, a aceptar el castigo, a agradecer. 

En un contexto lifestyler, fuera de sesión, me gusta que el sumiso camine un paso atrás y a mi derecha, que coma en el piso o de mi boca, que me abra la puerta del auto, etc. Son modos de actuar, signos y símbolos que conforme los van aprendiendo van haciendo más fluido, grácil y orgánico ese “estar en papel” y “en relación”.

Domina Jaguar es reconocida a nivel internacional, y muy respetada dentro de la comunidad  BDSM en México. ¿Qué significa esto para usted?

Ante todo, un honor. Algo que honrar, de ida y vuelta, que me satisface mucho al moverme en el ámbito internacional y que me pide también cultivar una buena relación con las distintas fracciones o corrientes dentro de la comunidad en México, reconociendo que todas y cada una aportan algo. 

Muestra que es evidente el trabajo de todos estos años, y que mi perspectiva del fetish/bdsm tiene audiencia, lo cual me alegra: sé perfectamente lo que es el abuso de poder, y tener la posibilidad de afirmar el uso del Poder para un fin luminoso, y demostrarlo, me da esperanza en el mundo. 

Esta historia ya de 15 años me permitió adherirme al selecto grupo de Dóminas globales de Womania Empire, heredero del mítico Other World Kingdom (OWK) de Checoslovaquia. También me sugiere que en un futuro quizá no tan lejano deba considerar nuevas mentorías, además de la que en cierta forma he hecho con Morrimoiselle Switch, mi protegida desde hace ocho años, una hermosa persona, gran artista y colaboradora de lealtad a toda prueba.

Usted ha sido invitada a participar próximamente en un evento BDSM en Estados  Unidos, qué nos puede contar de ello.

Soy la Mistress invitada para la fiesta de agosto por el 25 aniversario del más antiguo BDSM Chateau del mundo: La Domaine Esemar, en Nueva York. Es algo parecido al Castillo de Roisy, de la “Historia de O”: a la mitad del bosque y con un gran calabozo en el sótano, lleno de literalmente cientos de instrumentos, donde entrenan esclavos a la vieja usanza. Aquí he tenido el privilegio de participar en la formación de sus “Mistresses in training”, y tengo una amistad personal muy especial con la HeadMistress, quien por cierto, estuvo a Mi servicio.

Si alguíen desea contactarla,¿qué medio puede usar y cuál sería la forma más correcta de hacerlo?

Primero, documentarse sobre Dómina Jaguar, leer el website completo, y reflexionar sobre lo que estás buscando y qué tan en serio vas. Si aún estás en fase de exploración o deseas conocerme antes de comprometerte a sesionar, puedes solicitar una entrevista introductoria primero. En cualquier caso requiero depósito como garantía de que no me van a hacer perder el tiempo.

Segundo, enviar un correo electrónico con la información que pido en el formato de “Solicitud de sumisión” de mi website (LINK: http://dommejaguar.com/index.php/es/informacion/especialidades): intereses, límites, experiencia, datos físicos y médicos, etc. Incluir 3 propuestas de fecha y 3 fotos o capturas de pantalla para ilustrar el estilo de sesión que te imaginas, en caso de ser novato. Siempre hablándome de “Usted”.

Tercero, de una vez lo menciono: es importante ser puntual, respetuoso, obediente y llegar muy limpio a la cita, por fuera y en su caso por dentro. ¿Quién se atrevería a ir al dentista, después de ir a comer tacos, sin lavarse los dientes? Sería una total falta de respeto… mucho más si tomamos en cuenta lo que está en juego al presentarte ante una Diosa.

Para colaboraciones artísticas, entrevistas con medios de comunicación, clases, etc. basta con un correo puntual mencionando el proyecto y las fechas requeridas, pues no siempre estoy disponible en México.

Un correo respetuoso, breve y con buena ortografía es la mejor forma para que te tome en serio, aunque también tengo abierta una línea de whatsapp para facilitar un primer contacto a quienes aún no están familiarizados con el nivel de respeto que requiero, o para coordinar situaciones y temas puntuales. Nunca antes de mediodía, ni en lenguaje demasiado “familiar” o con abreviaturas.

 

En Sibaris entrevistamos a practicantes reales de BDSM gracias por visitar nuestra página. 


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/yosssite/public_html/sibaris.net/components/com_k2/templates/default/item.php on line 248
Visto 924 veces
Nikita de Síbaris

Nikita, Sumisa de Yoss de Sibaris

Los administradores y colaboradores de Síbaris no son responsable por ninguna experiencia que las personas pueden tener derivada de la consulta de los recursos disponibles en el sitio. Algunos archivos son tomados de la red, sin ningún fin de lucro, en caso de algún conflicto por derecho de autor favor de indicarlo para retirarlos a la brevedad posible.